Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

KINGDOM COME

Author: Diego Fernando Marín
sábado, diciembre 9

Escrito por Mark Waid
Ilustrado por Alex Ross
Traducido por Bárbara Azagra Rueda y Albert Agut Iglesias
Editado por ECC Ediciones
Recomendado para Jóvenes lectores
Novela gráfica – narración gráfica

     Hay un auge tremendo en el mundo de la narración gráfica. Cada día surgen nuevos autores, nuevos títulos, nuevas editoriales. Cada día, podemos encontrar en internet nuevas sugerencias, dibujantes de todas las tendencias, proponiendo historias de carácter infinito. Más aún, esas historias están saltando a otros medios como el cine, y del cine también a las páginas. Así, una serie como Dr. Who –mi amada Dr. Who- tiene un mundo audiovisual –también hay audiolibros-, impreso y de narración gráfica. Por otro lado, Star Wars reconoce un mundo canónico que va mucho más allá de las películas, incluyendo historietas y series animadas. Con todo, el mundo de hoy reconoce que hay una narración gráfica más allá de los superhéroes que se va extendiendo y cobrando cada vez más relevancia. Una narración gráfica que incluye títulos como Virus tropical, Persepolis o Asterios Polyp, títulos que son historia.

     Sin embargo, hay en los relatos de superhéroes algo que concierne de manera directa a lo que somos. Hay algo que nos habla cuando vemos a personajes como Superman o Batman o la Mujer Maravilla –la sacrosanta Trinidad de DC Cómics-; hay algo que nos grita al inconsciente algo relacionado con Dioses y Héroes. Como en toda mitología hay relatos reconocidos y otros no tanto; hay algunos que contradicen todo lo que sabemos de los héroes, en tanto hay otros en cuya brutal simpleza encontramos una verdad simple y pura. Hay relatos como Kingdom Come.

     Este título de Waid y Ross se inscribe en los denominados Else Worlds (otros mundos), que son historias no canónicas del mundo de superhéroes. En este caso, encontramos un mundo donde una segunda generación de seres con súperpoderes, los llamados metahumanos- asola la tierra, no siguiendo ya la búsqueda de verdad, esperanza y justicia, sino simplemente buscando mostrar quien es el más fuerte. Ante esta situación, un Superman ya retirado, que ha perdido a su amada Lois Lane, debe intervenir, y lo hará con una mano de hierro en busca de poner un orden. No cuenta con la intransigente ira de la Mujer Maravilla ni con la astucia perenne de un Batman totalitarista. Más aún, no cuenta con la profunda decepción de los metahumanos que sintieron que eran abandonados en su momento.

     Kingdom Come habla de la humanidad, de la imposibilidad de marcar una división entre humanos y metahumanos en un mundo que necesita seguir construirse de nuevo, encontrar su rumbo. A la par del relato de Waid se encuentra la ilustración del increíble Alex Ross, una autoridad en la ilustración, que ha trabajado tanto para DC como para Marvel. El resultado es un gran cómic, con el sabor de un clásico, ya saben de una de esas historias que son contadas una y otra vez, ya sea en una pantalla o al calor de un buen fuego.      


BATMAN. BLACK AND WHITE

Author: Diego Fernando Marín
viernes, diciembre 8

Autores varios
Ilustradores varios
Traducido por Gonzalo Quesada
Editado por Planeta De Agostini
Dirigido a Lectores en marcha
Historieta – Narración gráfica

     Una de las cosas que casa al neófito en cómics (me incluyo) es su ingente cantidad de líneas narrativas, de universos, mundos, personajes. Amén de esto, los relatos no parecen tener fin. Superman tiene ya 79 años de aventuras, tiempo en el que ha enfrentado a cualquier cantidad de villanos y problemáticas, desde su propia crianza hasta su matrimonio, muerte y descendencia. Amén a esto, cada escritor e ilustrador tiene su propia visión del personaje, enfrentando al mismo tiempo la reacción del público, lo que deja a un nuevo equipo de ilustrador, editor, dibujante, encargado de  definir si siguen con lo establecido o inventan una paradoja temporal o declaran la línea anterior como no canónica. Así mismo, si hay un nuevo suceso que atrae el lector, en diversas ocasiones tendrá que leer (o el mismo cómic lo refiere) otra cantidad ingente de cómics para poder entender a cabalidad todas las referencias y/o easter eggs que hay en ese suceso. Como dije, puede llegar a ser agotador.

     Batman. Black and White no es nada de eso. Se trata de una colección de 20 relatos gráficos protagonizados por El Caballero de la Noche. Cada uno de ellos se resuelve en unas pocas páginas; cada uno de ellos aporta una nueva mirada a uno de los héroes favoritos de DC cómics. Por otro lado, el nombre de Black and White, aunque parezca obvio, tiene que ver con el hecho de que todos los relatos están dibujados en Blanco y Negro, lo que le da al volumen un aire de antiguo, lo que nos recuerda que hubo un momento en que las historias eran más sencillas y, también, que un exceso de colores no hace necesariamente bueno a un relato gráfico.

     Para reforzar esta idea se encuentran los nombres de guionistas como Neil Gaiman Bruce Timm y Katsuhiro Otomo. En tanto que en la ilustración se encuentran los nombre de Liberatore, Teddy Kristiansen, Brian Stelfreeze y el enorme Alex Ross.

     Quien quiera hacer una pequeña visita a Ciudad Gótica y conocer a su campeón enmascarado, podrá hacerlo a través de las páginas de Batman. Black and White sin sentirse abrumado en ningún momento, asistiendo como un voyeur a los innumerables hechos que tienen lugar en sus atestadas calle, donde el mal no descansa, ni tampoco la justicia.    

EL PARAÍSO PERDIDO

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, diciembre 6


Escrito e ilustrado por Pablo Auladell
Basado en la obra de John Milton
Publicado por Editorial Sexto Piso
Recomendado para Grandes lectores
Novela gráfica - poesía - narración gráfica

     No me gustan mucho las adaptaciones de las obras literarias a la narración gráfica. No me gustan porque siento que se pierde mucho de su esencia. Pero si he de ser sincero, también me sucede que no me gusta ver adaptados los libros que amo a otro lenguaje, ni siquiera al audiolibro. Me gusta leer, porque me gusta imaginarme los sucesos, o porque me gusta acceder a las imágenes que me sugiere el novelista o el poeta. Me gusta adentrarme en un mundo que acontece en algún lugar a mitad del camino entre lo que dice el escritor y lo que yo  infiero o aprehendo.

     Hace mucho tiempo leí El paraíso perdido de John Milton, y hace algún tiempo menos descubrí la obra de Pablo Auladell, con La feria abandonada (reseñada en este blog en su momento). Así que cuando supe que este libro existía, algo parecido al asombro se instaló en mí, y desde ese momento quise leer el resultado de Auladell adaptando a Milton. En algún momento leí que esta adaptación había ganado un premio, y luego, quizá, me acordé que en mi adolescencia había leído algunas narraciones gráficas colombianas que adaptaban poemas a la manera de Heavy Metal. Dicho de otra forma, no me era desconocido que en algunos momentos la poesía se encuentra con la narración gráfica, más allá de los caligramas o de Liniers.

     El resultado no ha podido ser más satisfactorio. El paraíso perdido de Auladell no busca sustituir en ningún momento a El paraíso perdido de John Milton. Por el contrario, da cuenta de la dificultad de la empresa, propone sus propias imágenes, sus propios enigmas y las nuevas metáforas que surgen, destacan por su vitalidad. Auladell no busca una representación mimética de Milton, está consciente de que lo suyo es una aproximación. Su demonio, igual de fuerte, igual de imponente que el de Milton, no es, empero, el ángel más hermoso de todos cuantos han existido. En cambio, aparece tocado con un sombrero y un cayado se sostiene en sus manos. A falta de elocuencia le sobra grandeza.

     Auladell no se ahorra nada, no se ahorra la arrogancia, no se ahorra la envidia, no se ahorra la tristeza, pero, más importante aún, no se ahorra la esperanza, no se ahorra en ningún momento que para el creyente existe una posibilidad de ser salvado. Aquellos que no creemos en ninguna fuerza ultraterrena, que no creemos en ningún mesías, nos dejamos adornar el rostro con una sonrisa, mientras pensamos que el arte es una de las formas más grande de redención y esperanza.                   

LA TRILOGÍA DEL LÍMITE

Author: Diego Fernando Marín
martes, diciembre 5

Escrito e ilustrado por Suzy Lee
Traducido por Albert Vitó I Godina
Publicado por Barbara Fiore Editora
Recomendado para Grandes lectores/ Promotores de lectura
No ficción – Ensayo – Libro ilustrado
    
     Nos hablan de los límites como de algo que se debe romper siempre. No hay límites, nos dicen; si alguien imagina algo, otra persona podrá hacerlo; los límites están en la imaginación, insisten. Sin embargo, día a día, paso a paso, nos encontramos con diversas señales que nos limitan, que nos dicen qué hacer y qué no hacer. Alto, no pitar, prohibido fumar, prohibido pegar carteles, velocidad máxima 60 kilómetros por hora, etc. De hecho insistimos en la necesidad de los límites para los niños y jóvenes, debe haber unas horas fijas para dormir, para jugar, para estar con amigos, para ver televisión, para amar. Los límites nos ayudan a construirnos como sujetos, a definir quiénes somos.

     Encontré La trilogía del límite de manera accidental. Quería leer algo de Suzy Lee, cuya obra siempre me ha atraído, pero que por alguna razón siempre había recorrido por encima. Estaba La ola, por supuesto, y Espejo, pero el nombre de esta obra fue en verdad más atractivo. En primer lugar porque no relacionaba de ninguna manera la obra de Lee con una saga o serie de libros y, en segundo lugar, porque el nombre evocaba algo noble y elevado.

     Aunque no se trató de lo que pensaba, si se trata de una obra noble y elevada.

     La trilogía del límite hace referencia a los elementos en común de los libros La ola, Espejo y Sombras. Libros donde, precisamente, Lee juega de manera constante con el espacio divisor más común en los libros, un espacio que por lo general, quienes disfrutamos las obras ilustradas, detestamos, pues parte las ilustraciones panorámicas, las fractura, recordándonos que estamos inmersos en un libro. En contraste, Lee parte de ahí para estructurar su obra, para encontrar un referente que no divide la realidad de la fantasía, sino que les permite interrelacionarse, estructurarse. De esta manera, el límite se convierte, no en una fractura, si no en una posibilidad de construir algo más allá de las dualidades mismas.

     En las páginas de La trilogía del límite el lector encuentra develados muchos de los elementos con los que Lee ha construido sus libros, pero también la forma en qué concibe a los álbumes,

El lector tal vez no esté acostumbrado a los libros sin palabras. Aunque las imágenes son más intuitivas, eso no significa necesariamente que resulten más sencillas de comprender. Para leer álbumes ilustrados mudos son necesarias unas habilidades deductivas básicas y la capacidad de comprender códigos y señales de las imágenes. (p. 146)

     Así mismo muestra, a través de diversos ejemplos, como los niños pueden acercarse con una mayor intuición a los álbumes que los adultos, quizá por sus prejuicios, quizá por su premura.

     La trilogía del límite es una obra excepcional que brinda claves a autores, lectores e investigadores, tanto acerca de la forma en que se construye un álbum, como la manera en que la pueden recibir los lectores de diversas edades. Un libro recomendado para todo aquel interesado en la narración gráfica y/o en la LIJ.

     

EL CAZADOR DE LA LUNA

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, noviembre 29


Escrito por Sigrid Heuck
Traducido por Manuel Olasagasti
Publicado por Ediciones SM
Recomendado para jóvenes lectores
Novela

     Hace ya algunos años Elizabeth realizó una investigación con Semilij acerca de la forma en que la LIJ y los niños veían a los pueblos originarios de nuestro país. Los resultados mostraron que la literatura solía retratar a la población indígena de la misma forma en la que lo habían realizado los pueblos colonizadores en el siglo XV. Así mismo, y más sorprendente aún, que los niños los veían ajenos a  ellos, incluso llegando a catalogarlos como extraterrestres.

      Ubicarse frente al otro es difícil, nos lo muestra la ciencia ficción, las crónicas de indias y los mismos relatos fantásticos. El otro nos es extraño, y en la labor de aproximación muchas veces pasamos por la brutalidad, la ignorancia y la desesperación. Día a día el amor nos muestra esto mismo. Sin embargo, cuando lo objetivamos, cuando lo vemos sobre el papel, es justo también la indignación, la discusión, el alegato, como cuando leemos TinTín en el Congo y vemos su racismo. Algo similar ocurre con El cazador de la luna.

     De entrada, no hay nada reprochable en la construcción de esta obra. Hay un buen ritmo, hay un misterio a resolver, los personajes parecen tener razones –algunas mejores, otras peores- para enfrentar la aventura, y todo eso en un lugar exótico: el Amazonas. Empero, al adentrarnos en El cazador de la luna vemos todos los elementos de una forma intrusiva de retratar a los pueblos indígenas. Y antes de continuar, hay que aclarar que esta obra fue publicada originalmente en 1983. Mucha agua ha caído del cielo desde aquella época.

     El cazador de la luna narra la búsqueda de un padre reportero, su hija adolescente y un fotógrafo, de un pueblo amazónico que nadie jamás ha visto. El único testimonio es el relato de un indígena, Mayaku, a quien han encontrado moribundo a la ribera de un río. Aun así, desde que llegan, a un lugar sin nombre, donde se adoraba al dios Maíz y en cuyo interior se perfilaban pirámides. No hay nada bello ahí, solo la selva inmensa, salas de espera de tercera clase, y llamas, tenía que haber llamas. El atraso parece devorarlo todo. Es en esa tierra, plagada de supersticiones donde Sheba, la adolescente, encuentra la figura de un jaguar en un mercado, figura que será clave en todo el relato. Así, el grupo encontrará a Mayaku y le pedirán que sea su guía para dar a conocer su perdida tribu, intocada por la civilización, al mundo. La pieza de trueque será el jaguar que Sheba ha encontrado, pues este no será otra cosa que el alma de Mayaku. De esta manera, sin escrúpulo ni duda alguna, Sheba le promete a Mayaku devolverle su alma a cambio de que los guie en medio de la selva. Al final, con otras profanaciones similares, se culminara de forma agridulce todas las búsquedas. Todo en nombre de la curiosidad del pueblo europeo.

     Reitero, El cazador de la luna no es mal libro, mucho menos satanizable, se atiene a un momento y una época, que, espero, estamos superando; que refleja unas preocupaciones y una forma de ver a los pueblos amerindios, que nos corresponde desmitificar.

YO QUE HE SERVIDO AL REY DE INGLATERRA

Author: Diego Fernando Marín
lunes, noviembre 27


Escrito por Bohumil Hrabal
Traducido por Jitka Mlejnková y Alberto Ortiz
Publicado por Ediciones Destino
Recomendado para Grandes Lectores
Novela

     Hay una dignidad en la derrota, que la victoria pocas veces conoce; hay una belleza en la tristeza, que la alegría pocas veces vislumbra; hay una riqueza en tener las manos vacías, que quienes tienen sus arcas llenas desconocen. Quizás, solo quizás, hay mucho de esa esencia en esta novela de Bohumil Hrabal.

     El protagonista de Yo que he servido al rey de Inglaterra es un pobre camarero en Checoslovaquia poco tiempo antes de la Segunda Guerra Mundial. En esa primera fase, su protagonista parece extasiarse ante un mundo nuevo que descubre, tanto su oficio, como las mujeres, como la vida misma. Sus ojos están teñidos de la inocencia misma. En este primer momento, al igual que no mantiene sus pies limpios, desea ante todo tener dinero, mucho dinero, desea ante todo ser alguien, deseo que lo guiará del nadir al cenit y de nuevo al nadir. Amará, primero a las prostitutas a quienes después del amor cubrirá de flores, decorándolas con dulzura y pasión, y luego encontrando el amor como una excusa para ascender en sus deseos, justo cuando la Alemania Nazi se eleva en Europa.     A cada paso que da, Ditie, se encontrará dentro de lo inverosímil, hasta que llega al punto en que se encuentra en medio de la nada, y dentro de ella consigo mismo; pues todo ascenso presagia una caída, y quien cae no tiene otro remedio que volverse a levantar para seguir su camino, no importa si se ha servido al rey de Inglaterra o al Emperador de Abisinia.

     La prosa de Hrabal está teñida de una profunda ironía, pero también de un profundo desencanto, no exento de maravilla; pues aun sabiéndose un marginado Ditie busca un lugar dentro de aquellos que lo rechazan, busca a brazo partido por hacerse un lugar en el mundo, hasta que emprende el camino de su redención.


     Yo que he servido al rey de Inglaterra es una obra bella, de frases extensas y sentencias lapidarias, que conduce al lector por el laberinto que es Ditie, un laberinto que es el reflejo de toda una sociedad cansina, que debería tomar distancia de sí misma para poder, al fin, contemplarse, sin vanidad ni vergüenza.  
martes, noviembre 21


Escrito por Howard Phillips Lovecraft
Traducido por Juan Antonio Santos y Sonia Tribaldos
Publicado por Editorial Valdemar
Recomendado para jóvenes lectores
Poesía – Literatura fantástica

     Hablar de H. P. Lovecraft es hablar de un clásico, de alguien que ya inscribió su nombre en la Historia, que puede ser discutido, odiado o criticado, pero nunca ignorado. Aunque haya iniciado su recorrido en las grises páginas de las revistas pulp, siempre será recordado por ser el creador del Horror cósmico y el padre de Los mitos de Cthulu.

     Sobre su escritura se puede afirmar que tenía diversos inconvenientes. En Mientras escribo, Stephen King subraya sus limitantes al escribir diálogos. King señala que nadie habla así, que su discurso es muy artificial. En particular siempre me ha parecido que sus relatos pueden llegar a ser muy esquemáticos, que en algunos momentos solo hay que cambiar un nombre por otro, o una descripción pútrida por otra. Pero entonces recuerdo El horror de Dunwich o Las montañas de la locura o Los gatos de Ulthar, y me recorre un sobrecogimiento.

     Con todo, el lector de horror se detiene en sus relatos y novelas, se detiene en la camaradería y admiración que hizo posible la existencia de Los mitos de Cthulu, indaga en sus bestiarios, ojea el pavoroso Necronomicón, y pasa de lado, pasa de lejos por sus poemas.

     Hongos de Yuggoth y otros poemas fantásticos es la recopilación de medio centenar de poemas en las que Lovecraft se pasea en medio de horrores insinuados, de ruinas en las que se presiente que algo acaba de llegar o acaba de irse; donde el lector puede atisbar por ventanas tapiadas o sentir la mirada de uno de los Antiguos. Sin embargo, uno de sus poemas más conmovedores no tiene que ver nada con los horrores de ultratumba, sino con su más grande ídolo, Edgar Allan Poe. Así, en Por donde un día paseó Poe, reza, como si hablara de sí mismo,

     Triste y solitario, un espectro se desliza a lo largo
     de los paseos por donde sus pasos le llevaban en vida;
pero no es visible a los ojos de cualquiera, a pesar de que su canto/
resuena a través del tiempo con una extraña fascinación.
Sólo los pocos que conocen el secreto de su magia
pueden encontrar entre estas tumbas las sombra de Poe. (p. 161)

     Los hongos de Yuggoth y otros poemas fantásticos es una pequeña recopilación bilingüe de la obra poética de Lovecraft. Pero quien ha tenido el placer de su prosa, bien debe detenerse a beber de la miel de su poesía.        

      

NEXT

Author: Diego Fernando Marín
lunes, noviembre 13



Escrito por Michael Crichton
Traducido por Laura Martín de Dios y Laura Rins Calahorra
Editado por Debols!llo
Recomendado para jóvenes lectores
Novela tesis

     La primera vez que supe de Michael Crichton fue a través del género cinematográfico, más concretamente a través de Jurassic Park. La cinta tuvo gran aceptación, incluso fue galardonada con uno o varios Oscars, y se convirtió en una franquicia que hace poco pretendió renacer. Fue una buena película de entretenimiento. Sin embargo se dejó el espíritu en la adaptación, y tal vez unos 50 huesos y otros tantos músculos. Jurassic Park, el libro, se trata de uno de los mejores alegatos que habría en contra de la humanidad como especie, en general, y un alegato acerca de los peligros de la investigación genética, de nuestra irresponsabilidad al montarnos a los hombros de gigantes, sin medir las consecuencias del desarrollo científico y tecnológico.

     Ya en Estado de miedo, la idea de Novela tesis de Crichton sería más evidente. En ella, se despacharía en contra de lo que él denominaba ecoterrorismo, ubicándose al lado de quienes se consideran que el cambio climático no era responsabilidad del ser humano, sino que hacía parte de un cambio propio del planeta. A su favor, incluía una cantidad enorme de referencias a investigaciones que podían encontrase en línea acerca del fenómeno. Amén a esto, hay que añadir que en aquella época se hablaba de calentamiento global y Crichton anticipaba que debería hablarse de cambio climático, que sería un término más apropiado. El tiempo terminaría dándole la razón.

     Next se ubica en la línea de Jurassic Park al ser un alegato en contra de la manipulación genética, y en la línea de Estado de miedo al ser una novela tesis. Incluso, al final, disfrazado como Nota de autor, incluye lo que puede denominarse un manifiesto en contra del negocio de la investigación genética, que se divide en 5 puntos:

1. Deben dejarse de patentarse gentes.
2. Deben establecerse unas directrices claras para el uso de los tejidos humanos.
3. Deben promoverse leyes que garanticen la disponibilidad pública de la información sobre análisis genéticos.
4. Deben evitarse las cortapisas a la investigación.
5. Debe derogarse la ley Bayh-Dole.

     En contraste con los buenos deseos, con la impecable fundamentación científica y con la fluidez narrativa que le es característica, Next no es la mejor obra de Crichton. La mayor parte de sus personajes están diseñados para ser útiles, sintiéndose demasiado la presencia del escritor-titiritero. De hecho, la construcción misma es maniquea, llegándose a sentir en algunos momentos la presencia del Deus Ex Machina.


     Con todo, no conviene olvidar que Michael Crichton es un buen narrador, pero que las novelas tesis se sustentan en, precisamente, argumentar en un relato una idea, en este caso el peligro del negocio de la investigación genética. Sin embargo, como siempre, se tratará de la decisión, de la opinión que te formes, al enfrentar sus páginas.  

AL FINAL DEL ARCOIRIS

Author: Diego Fernando Marín
martes, noviembre 7

Escrito por Vernor Vinge
Traducido por Pedro Jorge Romero
Editado por Ediciones B
Recomendado para jóvenes lectores
Novela – ciencia ficción

     En Jurassic Park Ian Malcolm, matemático del caos, creación de Michael Crichton, mencionaba que al igual que la magia había fallado al hombre, la posibilidad de la ciencia para terminar el mapa del universo también estaba llegando a su fin. Por esta razón, alegaba Malcolm, se avecinaba un cambio de paradigma. ¿En qué consistiría?, Malcolm no sabía decirlo, asumía que se sabría una vez este hubiera tenido lugar.

     Jurassic Park fue escrita en 1990. Sin embargo, Vernor Vinge ya anticiparía las implicaciones del posible cambio de paradigma en 1983, aunando el término a la Inteligencia Artificial (IA). En Al final del arcoíris (2007), Vinge deja de ubicar su obra en el vasto futuro y espacio y se centra en un mundo más cercano, en un mundo donde los wearables son un elemento cotidiano y donde la tecnología permite curar las peores enfermedades.

     El entorno en el que todo sucede se encuentra invadido por la realidad aumentada, entornos virtuales a los que puede accederse simplemente con un movimiento de hombros que interactúan con una chaqueta inteligente; espacios en donde se puede acceder  cualquier tipo de información en tiempo real, donde los transportes autónomos están siempre disponibles; y en la escuela se enseña principalmente habilidades infotécnicas. Nada de las viejas y aburridas matemáticas, ciencias o deportes. No, lo más relevante para aprender es como moverse en el mundo a través de la interacción constante con la realidad aumentada a través de los wearables, de Epifanía.

     En este medio es donde se mueve Robert Gu, un poeta legendario rescatado del Alzheimer, que resulta ser una persona tóxica para quien se le acerque, pagado de sí mismo, y quien tiene que enfrentarse a un mundo que lo desborda (su último contacto con la tecnología ha sido a través de Windows ME). No bastándole con eso, Gu se embarca en una aventura, junto con otros carcamales como el, para rescatar una de las pocas cosas que aún considera importantes, los libros impresos. Sin embargo Gu no está solo en su búsqueda, aún más, Gu está intentando hacer mucho más de lo que cree que está realizando, siendo solo una marioneta en manos de un poder mayor, Conejo.

     Al final del arcoíris –que resulta ser también el nombre de un ancianato- es una novela compleja, que de manera implícita va sumergiendo al lector en la idea de la singularidad. Más aún, va dejando un rastro de migas de pan que nos muestra a qué punto la tecnología a la que accedemos nos va cambiando, nos va transformando, hasta conducirnos a un cambio de paradigma. Ya el lector juzgara si ese cambio es de su agrado.         

HAY CLASES SOCIALES

Author: Diego Fernando Marín
lunes, noviembre 6

Concebido y escrito por Equipo Plantel
Ilustrado por Joan Negrescolor
Editado por Media Vaca
Recomendado para Lectores en marcha
Libro ilustrado

     En épocas recientes han causado estupor el contenido político en textos escolares en Venezuela y, ahora, en Cataluña. Hay, así mismo, una leyenda urbana, aunque una estudiante norteamericana me aseguró en algún momento que si era así, que en los textos estadounidenses, existían mapas que señalaban el Amazonas como pertenecientes al país del norte.  Ya en otro tipo de textos, los lectores de Robert A. Heinlein, autor de Tropas del espacio, bebían de profundas aguas fascistas, en tanto que quienes seguían las tiras cómicas en la Segunda Guerra Mundial, asistieron a ver como personajes como el Pato Donald, el Capitán América y Superman, acompañaban a los Aliados a derrotar al Eje.

     Si nos atenemos a los editores de Media Vaca en la presentación de este texto, Hay clases sociales acompaña a Cómo puede ser la democracia, Así es la dictadura y Las mujeres y los hombres hace parte de una serie de libros que se editaron poco tiempo después de la dictadura de Franco, y “(…) el país vivía una etapa –la Transición- que traería los primeros cambios democráticos.” (p. 9)

     El resultado de este volumen en un primer momento, para los lectores acostumbrados a la narrativa o a libros informativos sobre temas más neutros –plantas, animales, los números-, puede ser chocante. Sin embargo, después de ese primer instante empiezan a surgir preguntas como, ¿por qué no se le habla de política a/ con los niños?; de hecho, ¿por qué la política o la ideología, son temas que pocas veces se abordan con los niños?; siendo así, ¿a qué concepto de niño estamos asistiendo?

     Las ideas expresadas en Hay clases sociales son sencillas e incluso incontrovertibles si se toman una a una. Pero también es cierto que a medida que se va avanzando en el texto, los argumentos que se van sumando, a manera de silogismos, también hacen parte de una ideología y de una forma política de concebir el mundo. No hay que olvidar, no obstante, que ningún texto es en verdad neutro –incluyendo los de plantas, animales y números-, que todo texto es concebido desde una manera de ver el mundo desde la cual el autor se está ubicando.

     Curiosamente uno de los puntos más fuertes del libro es su  Test sobre las clases sociales ubicado al final del texto, en donde la editorial dirige al lector 6 preguntas, cuyas respuestas solicita se le envíen a su correo o dirección postal con el fin de realizar un libro sobre el tema. Amén si se está de acuerdo con la posición ideológica del libro, no se puede dejar de estar de acuerdo con los editores, quienes conciben niños pensantes, capaces de concebir un mundo ideológico y propio; siendo por demás sujetos políticos ellos mismos, verbigracia, habitantes de la polis.